“Creo que este es un aval al esfuerzo que se ha hecho en el ámbito de la comunicación en los últimos años en nuestro país”, Roger Ruiz Moral, editor de DocTUtor y ganador del EACH 2021

Lleva cerca de 30 años dedicado a la comunicación en el ámbito de la salud, desde que en la década de los 90 se encargara de un ensayo clínico en unidades docentes. A partir de ese momento se interesó por el modo en que se establece la comunicación entre médicos y entre médicos y pacientes. Ahora es el editor de la publicación de la semFYC docTutor, labor por la que se le ha otorgado el EACH Teaching Award, galardón que otorga la European Association for Communication in Healthcare, una organización presente en todo el continente que promueve las buenas prácticas y la docencia en el ámbito de la comunicación y la salud centrada en el paciente y basada en la evidencia efectiva.

 

¿Podrías explicar un poco en qué cosiste el Premio Each, que acaba de recibir?

Es una distinción que hace la Sociedad Europea de Comunicación y Salud, asociación que aúna a quienes nos dedicamos a la investigación en Ciencias de la Salud y a la docencia en Comunicación en Ciencias de la Salud. El primer premio reconoce a un investigador en este ámbito y el segundo es un va dirigido a la docencia en Comunicación. Ambos se dan bianualmente en el Congreso Internacional que la sociedad organiza junto con la Academia Americana de Comunicación y Salud. A mi me han distinguido con el premio de docencia.

 

¿Por qué crees que te lo han otorgado?

El jurado tiene una serie de requisitos. Uno de ellos es el liderazgo en comunicación clínica; otro, tener impacto en la enseñanza sanitaria más allá de la institución del candidato. También se contempla la creación en innovación, la introducción de formación de la comunicación en un entorno particularmente desafiante; y disponer de evidencias de un impacto sostenido en los programas de enseñanza.

 

¿Por qué este premio es importante a nivel del grupo de comunicación de salud y de la misma enseñanza en España?

Yo creo que avala una trayectoria no solamente personal, sino también del Grupo de Comunicación y Salud. Precisamente uno de los premiados con anterioridad había sido fundador del grupo y miembro de la semFYC. Creo que es un aval al esfuerzo que se ha hecho en el ámbito de la comunicación en los últimos años en nuestro país. Es un reconocimiento que va más allá de las personas. A pesar de que es docencia, esta no se lleva a cabo actualmente sin investigación. Es un orgullo porque es una distinción de alto nivel internacional del trabajo que se ha realizado durante los casi últimos 30 años.

 

¿Fue un premio más inesperado debido a que en la última edición se lo otorgaron a Frances Borrell?

Cuando me propusieron para candidato yo no lo veía factible precisamente por esto. Me pareció bastante difícil de conseguir. Más aún este año, en el que ha habido varios candidatos. Ya me sentía premiado siendo candidato. Muchos de mis compañeros me escribieron cartas de apoyo y en ese sentido fue muy emocionante. Así que imagínate cómo fue ganarlo. ¡Muy emocionante!

 

¿Cuál es tu campo de trabajo?

Digamos que tiene tres pilares, como todos los médicos: la clínica; la docencia; y la investigación. Pero el nexo de unión de estos tres pilares en los últimos 30 años de profesión es la comunicación. Sobre todo he trabajado en la forma que tienen los médicos para comunicarse entre ellos.  ¿Qué hace un clínico?, ¿Cómo se comunica? Me he esforzado en describir qué hacemos en los distintos ámbitos clínicos, pero especialmente en el de la Atención Primaria y la Medicina de Familia. Todo esto para estudiar cómo se puede mejorar dicha comunicación y aplicarlo a estrategias de enseñanza. Esto ha sido gran parte de mi investigación durante más de 20 años.

A finales de los 90 realizamos un ensayo clínico en ocho unidades docentes del país de diferentes comunidades autónomas financiado por el FIS. Por aquel entonces no había proyectos e investigaciones de este tipo. Fuimos pioneros. Y se nos otorgó un premio de investigación. Gracias a este trabajo hemos ido desarrollando ciertas herramientas para medir la comunicación clínica en determinados contextos.

 

¿Podrías explicar un poco en qué consiste tu papel en semFYC?

Una de las facetas que quería desarrollar a nivel de docencia de Medicina de Familia y Comunicación era la relacionada con  hacer participe a los estudiantes, residentes, y tutores para que difundieran sus propias ideas y prácticas. A lo largo de toda mi carrera profesional me he dado cuenta de que la fuente de inspiración y de ideas es la práctica clínica y docente de estudiantes, residentes y tutores. Tienen experiencias muy interesantes que contar. Pero en nuestro país no había una cultura para este tipo de difusión, como sí la hay en el mundo anglosajón. Con esta idea se fundó DocTUtor, para que todas estas experiencias puedan ser transmitidas. El objetivo de esta plataforma es crear un foro de vivencias y narrativas abierto a estudiantes, residentes…

 

Hablabas de que DocTUtor ofrece un espacio de comunicación entre el paciente y el médico que va más allá de la evidencia científica. Pero si un paciente quiere ver cómo lo ven a él, ¿cómo puede encontrarlo en DocTUtor?

DocTUtor está abierto a las perspectivas de los pacientes. Aunque sobre todo se reciben perspectivas de los médicos en su faceta de pacientes, pero también los de médicos que relatan sus vivencias con pacientes, así como las propias de los pacientes. Cuidamos mucho el tema del anonimato y la confidencialidad. Todo esto tiene lugar dentro de esta narración que nos ofrece esos aspectos éticos, empáticos, relacionales… DocTUtor es una pantalla abierta en ese sentido.

 

¿Cómo funciona a nivel logístico DocTUtor?

Existen unas normas de publicación y hay un comité editorial que aborda estos temas, aunque básicamente soy yo el que lo gestiona. Desafortunadamente, no tenemos una ingente cantidad de envíos, pero sí que es continua. Es una labor de búsqueda y demanda. Y en este sentido sí que me gustaría hacer un llamamiento a la colaboración a todo el que quiera. Incluso hemos llegado a utilizar las plataformas de congresos para trabajar la narración clínica.

 

¿Crees que la pandemia ha puesto en evidencia que es más necesaria que nunca una buena formación en comunicación, que es parte de lo que lleváis tiempo promocionando?

Yo creo que sí. Creo que esta pandemia ha revelado muchísimas cosas, y entre ellas, el poder de la ciencia. Es increíble cómo en un año ya tenemos vacunas. Era previsible que dentro del paradigma científico pudiéramos conseguir la vacuna, pero esta pandemia lo que ha puesto de manifiesto es la importancia de otros aspectos que es necesario integrar dentro de la medicina y de la práctica clínica y que han sido integrados de una manera más o menos eficaz. Hemos visto que hay unos aspectos no científicos que han influido en la pandemia y han generado mucho dolor. Hemos visto morir a la gente sola y en este sentido el papel de los sanitarios ha sido determinante. En muchas ocasiones, sin una formación reglada se ha conseguido una labor que no está en este momento bien dimensionada. Aún así, la población se ha dado cuenta de este trabajo por parte de los sanitarios.

 

Como médico, cuando vas a prescribir un antibiótico, ¿qué debate hay dentro de ti como profesional sanitario? ¿qué valoras tú?

Lo primero que valoro es si el antibiótico es la herramienta y medida terapéutica más efectiva para el problema con el que me encuentro. A veces no es fácil valorar esto y tratamos de utilizarlos de manera empírica y en muchos casos hacemos uso de ellos aunque no se deberían utilizar. Personalmente me doy cuenta de que en muchas ocasiones que comunico peor receto más antibióticos y otras medicaciones. Si tuviera más tiempo para la comunicación, probablemente mi prescripción de antibióticos sería menor.

 

¿Qué papel crees que debe jugar la semFYC en la comunicación de la salud?

Yo creo que el papel que tiene toda la comunidad científica. Sabemos que en el ámbito de la Atención Primaria la comunicación es una herramienta muy importante. La semFYC debería apoyar la comunicación como herramienta fundamental de los médicos de familia en el ámbito de la investigación y de la docencia. Quizás debería fomentar la investigación en áreas transversales.

 

¿Quieres añadir alguna cuestión más?

Simplemente quería decir que a pesar de que haya recibido yo el premio, lo he hecho en nombre de mucha gente que hay detrás, que me han inspirado y con los que he trabajado. Me refiero al clínico que en el día a día realiza una labor fundamental e inspiradora. El clínico que además es docente tiene un mérito impresionante. Yo solo he recogido sus ideas, aprovecharme de su trabajo, tratar de ayudar y articular muchas de estas ideas. Ellos son los premiados, y en ese sentido también las instituciones que nos han avalado durante todo este tiempo.

 

 

Roger Ruiz ha sido reconocido con el Premio EACH 2021

Dirige el proyecto DocTUtor