Desde mi punto de vista: Declaración acerca de la Salud Planetaria

El Profesor Sir Andy Haines escribe acerca de la “Declaración llamando a los médicos de familia para actuar sobre la salud planetaria” – un resultado del Grupo de Trabajo de la WONCA en Medio Ambiente y los Médicos en Salud de la Alianza Planetaria para el Grupo de Trabajo en Salud Planetaria.

Para nuestra salud y bienestar todos dependemos de los sistemas naturales que regulan el clima y proporcionan agua, aire y alimentos esenciales. Cada vez más personas, en ciudades y en áreas rurales, se enfrentan a una mala calidad del aire, a mayores niveles de residuos y a una reducción visible de la salud de nuestros océanos, mientras que el clima global está cambiando más rápidamente que en cualquier otro momento de la historia humana. La alteración resultante del entorno natural es un motivo de preocupación creciente y podría socavar la salud de nuestras generaciones presentes y de las futuras, que se enfrentan a riesgos sanitarios relacionados directa e indirectamente con la aceleración de los cambios ambientales.

Los médicos y las médicas de familia se encuentran en la primera línea del tratamiento de enfermedades relacionadas con el medio ambiente, incluido los efectos de la exposición al aire y otras formas de contaminación, así como con una mayor susceptibilidad a las lesiones y enfermedades del clima y otros cambios medioambientales. La Medicina de Familia reconoce cada vez con más intensidad los patrones cambiantes de las enfermedades que los pacientes relacionan con el medio ambiente. Pero, ¿se puede hacer algo para abordarlas?, ¿Cómo, en tanto que médicos y médicas de familia, podemos prepararnos ante las nuevas amenazas para la salud? A esas preguntas tenemos que sumarle la duda sobre si los cambios positivos que hacemos en nuestras vidas y las de nuestros pacientes para reducir los riesgos para la salud de estos desafíos son suficientes y, sobre todo, si son lo suficientemente reconocidos como parte habitual y esencial de nuestra práctica clínica.

La Alianza para la Salud Planetaria y el Grupo de Trabajo de WONCA sobre el Medio Ambiente han unido sus fuerzas para desarrollar y acordar una Declaración en la que se pide a los médicos de familia del mundo que actúen sobre la salud planetaria. La Declaración, al mismo tiempo que destaca los riesgos para la salud del cambio climático, también se centra en las oportunidades de intervención para reducir su impacto y abordar las fuerzas motrices responsables de estos cambios.

La Declaración [ en ENG +]

La WONCA representa a más de 500.000 médicos y médicas de familia en todo el mundo. Utilizar la práctica en las consultas con pacientes y la participación de la comunidad para que defiendan aquellas acciones que puedan mejorar la salud y el medio ambiente tendrán, seguro, un impacto, entre otras cosas, porque ayudarán a aumentar el nivel de concienciación y alentará a las comunidades a participar en la preparación de los riesgos asociados con el cambio climático. Al ser defensores de confianza de nuestras comunidades, los médicos y las médicas de familia se encuentran en una posición clave para ayudar a realizar cambios inicialmente pequeños que pueden generar un impacto positivo en muy poco tiempo.

Los miembros de la WONCA tienen acceso a una gama de herramientas de promoción y promoción de la salud ambiental a través de una variedad de fuentes, incluidas las de Planetary Health Alliance y del Grupo de Trabajo de WONCA sobre el Medio Ambiente.

Hay una serie de acciones que los médicos de familia, junto con otros profesionales de la salud, pueden emprender para reducir los riesgos inherentes al deterioro del entorno mundial. La primera y más importante acción es informarse mejor sobre estos riesgos y luego comunicárselos a los pacientes y a la comunidad en general, a la vez que brinda información sobre las formas de reducirlos. Promover opciones alimentarias saludables y de bajo impacto ambiental, y el uso de medios de transporte que requieran de pacientes “activos”, como andar en bicicleta y caminar, alentar la utilización de fuentes de energía limpia y renovable, y un mayor uso de espacios verdes, reciclar siempre que sea posible y participar en los esfuerzos de la comunidad para crear resiliencia. Son pequeños pasos los que construyen un impulso grande.

Los médicos de familia, con su posición única en una comunidad concreta, tienen la oportunidad de abogar por mejores prácticas ambientales entre sus propios grupos de pacientes. Liderar con el propio ejemplo es un elemento clave para lograr ser un modelo para pacientes y comunidades. Contribuir al creciente cuerpo de evidencia para ayudar a configurar las políticas futuras, a través de grupos locales o grupos globales, como el Grupo de Trabajo de WONCA sobre el Medio Ambiente, dará la seguridad de que los riesgos se reduzcan en la medida de lo posible. Las actividades podrían incluir la asistencia con el desarrollo de materiales relevantes a nivel local sobre salud planetaria con los cuales interactuar directamente con los pacientes; involucrarse en el desarrollo de material para la capacitación de subgraduados y posgraduados, incluida la WONCA Air Health Train the Trainers Initiative; establecer un programa de capacitación y concientización basado en la práctica para todo el equipo de Atención Primaria. Hay muchas maneras de involucrarse, como individuo, como miembro de un grupo profesional local o de la comunidad, o como parte de un movimiento global más amplio, este es el caso del Grupo de Trabajo de Clínicos para la Salud Planetaria.

Los riesgos a los que nuestro planeta se enfrenta no son teóricos. No son unos meros “espantapájaros”. Los médicos de familia nos debemos nuestra actuación a nosotros mismos, a nuestros pacientes y a las generaciones futuras para reducir los riesgos crecientes a los que nos enfrentamos por las amenazas ambientales.

 

Sir Andrew Haines, FRCGP, FRCP, FFPH es un epidemiólogo y académico británico. Fue director de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres entre los años 2001 y 2010. Sus interés en la investigación se centran actualmente en el estudio de las influencias ambientales en salud, incluidos los efectos potenciales del cambio climático y los beneficios colaterales para la salud de la economía baja en carbono. Presidió un grupo de trabajo internacional sobre la mitigación del cambio climático y la salud pública, que publicó una serie de artículos en The Lancet en 2009. Entre las investigaciones recientes se ha incluido el estudio de los beneficios conjuntos para la salud y los impactos económicos de las políticas de bajas emisiones de carbono en el transporte, la alimentación y la agricultura, así como otros sectores sensibles como el de la vivienda. Fue co-investigador en un proyecto MRC / NERC para vincular datos ambientales y de salud en el Reino Unido.

Participa en la investigación financiada por Wellcome Trust sobre la exposición al estrés por calor severo bajo el cambio climático, las dietas / sistemas alimentarios sostenibles y las ciudades sostenibles y saludables.